ActualidadJudiciales

Se filtró una declaración de jefe narco sanlorencino que involucra a la policía y a fiscales

El lider narco sanlorencino detenido desde el año pasado, Alberto «Willy» Velázquez, declaró el año pasado ante el juez Vera Barros que pasaba información a policías y a los fiscales Edery y Balbis en el marco de investigaciones a bandas de narcotráfico. Para el fiscal Matías Edery, se trata de una «filtración» para difamarlo.

El acusado de liderar una banda narco en San Lorenzo, Ramón Alberto Willy Velázquez declaró el 3 de agosto del año pasado que colaboraba con policías provinciales, federales y con fiscales del Ministerio Público de la Acusación.

Si bien Vázquez está detenido desde el pasado 22 de abril del año pasado, luego de un operativo realizado por la Prefectura en la localidad de Serodino, en las últimas horas trascendió una segunda declaración que realizó ante el juez Carlos Vera Barros. Allí señaló que era investigado por la Policía Federal y que fue citado en un galpón ubicado en 9 de julio al 200 de Rosario. «Willy» nombró a un jefe de Drogas Peligrosas y otro, que era el subjefe de la delegación a quienes les dijo que los podía ayudar con información para detener a Victor «Pipi» Leys, histórico contrincante, que manejaba la venta de droga en Puerto San Martín y de Marcelo «Coto» Medrano, quien fue asesinado en Granadero Baigorria en septiembre de 2011.

Según información de Rosario 3, Willy era quien les pasaba información a los policías, pero cuando detienen a Leys y a Medrano, le tirotearon la casa, el auto y casi asesinan a la hija del narco sanlorencino.

Velázquez declaró que en 2020, luego de una serie de homicidios que ocurrieron en San Lorenzo y Puerto San Martín que derivó en el desmantelamiento de la banda narco liderada desde la Cárcel por Brandon Bay, fue él quien le pasaba información a policías de la Agencia de Investigación Criminal y con los fiscales Aquiles Balbis y Matías Edery, quienes estaban a la cabeza de la investigación.

“Hubo un homicidio en San Lorenzo, que es el de (Rodrigo) Gigena. Matan a ese chico y empieza a salir en los medios que Ramón Velázquez y Víctor Leys están en guerra. Ahí empieza una persecución de la comisaría 1ª donde estaba (Gonzalo) «Chino» Paz. Me citan en el cementerio (de San Lorenzo) y me dicen de parte del «Chino» Paz que si yo no pagaba un millón y medio de pesos me iban a acusar por el homicidio”.

“Después matan al Coto Medrano. Fue Daniel Godoy. Al no tener respuesta mía (sobre la coima), me llevan otra vez al cementerio y me dicen que el Chino le iba a pasar a Edery las pruebas que tenían en mi contra sobre el homicidio. Como no tenía dinero, hablé con un policía de la AIC y me hizo una cita con el fiscal Edery en Rosario”. Fue allí, que personal de la Agencia de Investigación Criminal, lo llevó con Edery a quien le contó que el ex jefe de policia sanlorencino Paz lo extorsionaba a cambio de dinero para no involucrarlo en el crimen, y que a aunque ya tenía esa información por parte de Paz, le dijo a Velázquez, que toda la información que obtuviera se la pasara a F, quien trabaja em la AIC.

También relató el hecho que Pregón contó tiempo atrás cuando un policía de AIC lo extorsionaba con pedirle 100 mil pesos y sino hacía públicas una serie de escuchas

Por otra parte, en su extensa declaración, Velázquez le dijo al juez que fue el quien entregó a «Dany Godoy», luego del homicidio de Marcelo «Coto» Medrano, mientras buscaba información sobre los autores del crimen. Dijo que se comunicó “con gente que vende droga en Rosario, una parcialidad de la banda de Newell’s, un tal «Pato» de zona norte. Él me dice que tiene escondido al Dani Godoy en Buenos Aires”. Pato, es Marcos Jeremías Mac Caddon quien fue imputado la pasada semana como miembro de una asociación ilícita que se dedica a la venta de estupefacientes en el cordón industrial, como una célular que responde a Guille Cantero, líder de «Los Monos».

Una noche, dice Velázquez, lo pasan a buscar dos de los policías de la AIC y se dirigen a realizar el allanamiento en el que finalmente no dan con el buscado en Ricardone donde encuentran un puerto seco. Sin embargo, Velázquez insiste y logra que convoquen a Godoy a una comida con Mc Caddon y alguien de apellido Ochoa.

«Citan en Serodino al Dani Godoy, donde estaba Ocho y Pato, que también tenía que ser detenido junto a Godoy para que no sospeche. Se hace la detención de Dani Godoy, de Pato y Ochoa. El pacto era que a Pato y Ochoa lo liberaban al otro día. Se cumple el pacto declaró Willy. Después de eso mandaron a prender fuego una tienda mía por avenida San Martín y vuelvo a tener problemas con la policía”. Hecho que también registró Pregón.

“Vendo mi chata a Pato (Mac Caddon), que vende estupefacientes. Le dije que no la usara porque Prefectura me había retenido los documentos del vehículo, que después íbamos a hacer el boleto. Me dijo que me quedara tranquilo que no la iba a usar. Después veo a la chata a la vera de la ruta 91. Me frené y estaba en un almacén Pato con otro hombre. Le dije que no tenía que usar la chata y me dijo que era para ir a Serodino y volver. Cuando me dirijo a la Mercedes para irme, me detiene Prefectura. Después le retienen el teléfono a Pato y al otro muchacho y los dejan”, finalizó.

La explicación del Ministerio Público de la Acusación no tardó en llegar ante la filtración de las declaraciones de Velázquez que datan de un año atrás, algo que llama la atención.

El fiscal Matías Edery, quien es nombrado por Velázquez, explicó que: «El 31 de julio de 2019 se produce en la localidad de Puerto General San Martín un homicidio cuya modalidad era muy similar a las utilizadas por las organizaciones criminales de Rosario. Villegas es citado a una esquina para realizar una entrega de cocaína y en el lugar lo esperan dos personas que lo matan a tiros. Esta circunstancia alertó a quienes integramos la agencia porque esa no era una modalidad habitual el cordón y nos alertaba de un avance de las organizaciones criminales de Rosario hacia esa zona».

El fiscal agregó que el 3 de agosto de 2019 se produce el homicidio de Acosta Jorge Eduardo en zona norte de San Lorenzo «también replicando prácticas llevadas adelante en Rosario y finalmente en fecha 7 de agosto de ese mismo año se produce el homicidio de Rodrigo Gigena a quien confunden con un narco de San Lorenzo – Ozuna – y lo matan frente a la puerta de su casa. La conexión entre los tres hechos era evidente y por eso el se nos asigno la investigación de esos tres hechos».

Y agrega: «Por ello iniciamos una investigación sobre las bandas que actuaban en la zona norte de San Lorenzo y solicitó colaboración al Organismo de Investigaciones. Los primeros informes de la policía de la Unidad Regional XVII ( La policía que responde a Alvarado y a Traferri), apuntaban a que los homicidios eran producto de una lucha entre dos bandas narco afincadas en la ciudad, una cuyo líder es Ramon “Willy” Velázquez y la otra por Víctor Hugo “Pipi” Leys. Estos informes trascendieron en la prensa de Rosario. Esta noticia generó que tanto Velázquez como Leys se presenten junto con sus abogados defensores a aclarar que no había ningún tipo de problemas entre ellos y que los homicidios eran producto de una organización de rosarinos liderada desde la cárcel por un tal Brandon».

Además, Edery indicó que Velázquez fue trasladado por personal policial y que ambos se ofrecieron a aportar información para esclarecer esos hechos. Ante esto le dijimos que se manejaran con la policía. Nunca mas volví a tener ningún contacto con Velázquez. Todos los homicidios se esclarecieron y no se encontró ningún vínculo ni de Leys ni de Velázquez con los mismos que fueron imputados a Brandon Bay y sus sicarios. La evidencia de los homicidios es producto de intervenciones telefónicas y celulares secuestrados a la banda de Bay. Esa fue la única oportunidad en la que nos reunimos con Velázquez y de ello esa reunión se dio cuenta a la Auditoría General de Gestión mediante escrito de fecha 21 de junio de 2021 y a la Fiscalía Regional Rosario».

«No cabe dudas que dar a conocer esa declaración irrelevante jurídicamente y que no demuestra ningún delito ni falta en el accionar como fiscales es parte de una campaña de difamación llevada adelante por los sectores del poder que se oponen al avance de las causas en las que están involucrados. Habría que investigar como “se filtro” una declaración efectuada frente a Vera Barros en el mes de agosto del año pasado. A lo mejor si repasamos la declaración de Ponce Ashad como arrepentido encontramos la respuesta», finalizó Edery, dejando entrever la declaración del ex fiscal en el marco de la causa de juego clandestino donde expresó que el senador Armando Traferri comía asados con el juez Carlos Vera Barros, quien tiene la causa de Velázquez.

Qué opinas?

Artículos relacionados
ActualidadProvincia

Los motivos por los que se fue Rimoldi del Ministerio de Seguridad

ActualidadPoliciales

Intentaron robarle el auto a una mujer y le dispararon en las piernas

ActualidadCiudadPortada

El comercio de San Lorenzo espera con gran expectativa el fin de semana del Festival Folclórico

ActualidadRegión

Detuvieron a los padres de un bebé de 21 días que muri´p golpeado y abusado