ActualidadCiudad

Prestamos online: Cómo protegernos de los fraudes

Escribe Fernando Dagatti
Abogado

En estos años, los casos de fraudes con créditos online han ido en aumento, mayormente utilizando datos de las tarjetas de débito y no tanto con las de crédito. Todo ello, porque con la tarjeta de crédito siempre se pueden rechazar las compras, pero las operaciones con débito apuntan directamente a la caja de ahorro y permiten a los delincuentes acceder a los fondos rápidamente.

Las modalidades más comunes de fraudes con las tarjetas de débito y crédito son los siguientes:

  • El “phishing”:  Es un método que los ciberdelincuentes utilizan para engañar y conseguir que la víctima revele información personal, como contraseñas o datos de tarjetas de crédito,  de la seguridad social o  números de cuentas bancarias. Lo hacen mediante el envío de correos electrónicos fraudulentos o dirigiéndole a un sitio web falso.
  • Páginas de e-commerce dudosas que piden datos de la tarjeta.
  • Copia de la banda magnética con un lector cuando el usuario pierde de vista la tarjeta, por ejemplo al darla en un restaurante o una estación de servicio.
  • El “skimming”: Consiste en copiar los datos de la tarjeta a través de dispositivos instalados en los cajeros y las puertas de los bancos. En estos casos, se pone un lector de banda en la puerta o ranura del ATM, acompañado además a veces de una cámara para espiar la clave tipeada o directamente un teclado falso.

En los primeros dos casos, cuando el delincuente obtiene los datos vía web gasta lo más posible en otros sitios online. Y en los otros dos casos, cuando se copia la banda magnética, el estafador puede salir a hacer compras rápidamente en varios comercios, ir a otro cajero para sacar el máximo dinero posible (según el límite), o esperar entre 15 y 20 días para intentar alguna de las operaciones anteriores, con la intención de perder un poco el rastro.

Migración a chip

Actualmente las entidades bancarias evalúan la posibilidad de cambiar su parque de tarjetas con bandas magnéticas por otras con chip, que tienen mayor nivel de seguridad y son menos replicables su costo es muy alto (hasta cinco veces más que una banda magnética) con un nivel fraude tan bajo

Esta migración hacia el “chip” viene siguiendo una tendencia que ya ocurre en el mundo: Brasil aceleró su traspaso a esta modalidad durante el último Mundial y en Europa lo hicieron hace casi 10 años, algo que en su momento provocó una “oleada” de bandas europeas que venían a la Argentina con tarjetas robadas para gastarlas acá.

Pero, además, el impulso del chip viene también de una reciente normativa del Banco Central sobre «seguridad en canales electrónicos», que asegura en su apartado de “credenciales” que las tarjetas con banda magnética podrán tener una vida máxima de tres años y las que tengan chip entre 5 y 10 años, según su tecnología.

Para combatir el fraude, los bancos están acelerando su migración a chip, implementaron claves alfanuméricas y hacen recomendaciones constantes de seguridad a sus clientes

Otras medidas que están adoptando los bancos

Otras de las medidas de seguridad complementarias con las tarjetas  es la clave alfanumérica en los cajeros, que al momento de hacer alguna transacción (extracción, adelanto de efectivo, etc.) va cambiando en cada parte de la pantalla.

Los bancos también hacen recomendaciones constantes de seguridad a los clientes, por ejemplo a través de e-mails, sobre cómo evitar fraudes. Por ejemplo recomiendan, entre otras medidas, no perder de vista la tarjeta al momento de pagar en algún comercio, memorizar siempre el PIN y cambiarlo constantemente, informar inmediatamente al banco si la tarjeta fue retenida por un cajero, y nunca dar los números de tarjeta ni credenciales si fueran solicitadas por e-mail o mensaje.

Más allá de esto, los bancos mantienen siempre en reserva fondos para responder inmediatamente por los fraudes, incluso si no hubo negligencia alguna de la entidad. “Es una pérdida que el banco asume, ya que es fácilmente rastreable saber si el cliente de verdad tuvo un fraude o no”, dijeron desde una entidad consultada.

“El banco solamente puede tardar un poco más en responder ante un fraude con tarjeta de crédito, ya que debe determinar si le corresponde asumir la pérdida a él o al comercio. Hay reglas que dicen cuándo paga el comercio y cuando el banco. Y si éste último no fue prolijo, por ejemplo, pidiendo firma o DNI, puede tener que responder ante el cliente”, sostuvieron desde la entidad.

Control por parte de los Bancos

Según explicaron, el nivel relativamente estable del fraude con tarjeta de crédito se debe a que el monopolio en las transacciones que tienen Prisma y First Data les permitió tener un mayor control de la red. “Como estos dos grandes procesadores de transacciones controlan el 100% de los puntos de venta, pueden detectar enseguida cualquier tipo de evento», aseguraron.

Precisamente, uno de los servicios que los bancos le contratan a Prisma y First Data es la prevención del fraude a través de algoritmos que detectan movimientos raros, como si un cliente consume en Buenos Aires y a los cinco minutos lo hace en Brasil, o si hubo una variación fuerte en los tickets promedio de consumo (si por ejemplo alguien paga $ 20.000 en un restorán cuando su gasto promedio es de $ 200).


Cómo y dónde reclamar

Ante cualquier duda o reclamo se puede recurrir a la Subsecretaría   de Derechos Humanos y Defensa del Consumidor de la Municipalidad de San Lorenzo, los días lunes, martes y jueves de 8 a 12 h .


 

Qué opinas?

Artículos relacionados
ActualidadDeportesInternacional

Estudiantes Liga LEB Oro 22/23:  Celebración por todo lo alto 

ActualidadPortadaProvincia

Triquinosis: Hay 21 casos y las inspecciones en frigoríficos dan negativo del parásito Trichinella spiralis

ActualidadJudiciales

La muerte de Lucio Dupuy: los últimos minutos de su vida revelan maltratos y vejaciones extremas

ActualidadPaís

Comieron en una parrilla, pidieron la cuenta y los descolocaron con un recargo: “Campeón del mundo”