ActualidadEconomía

Por la sequía la industria aceitera importa soja de Brasil y Paraguay

Mientras avanza a ritmo lento la cosecha de soja, empiezan a verse las consecuencias de la sequía que golpeó la producción. Y pega directamente en la industria sojera, el sector que más dólares genera en el país.  

Lejos quedaron las 60 millones de toneladas del poroto que se produjeron en 2015 y del concepto «sojización» del que se hablaba en aquellos tiempos, cuando se sembraba hasta en las banquinas de las rutas. A partir de ese año, la cosecha comenzó a descender hasta llegar a las 43 millones de toneladas en el ciclo 2021-22 y a las 20 millones de toneladas de este año impactada por la sequía.

Ante esta falta de producción, la industria comenzó a importar soja desde Paraguay y Brasil. Entre enero y marzo, se importaron 2,7 millones de toneladas contra 890.000 toneladas que se habían comprado en el exterior en el mismo período de 2022.

Del total importado en el primer trimestre, 2 millones de toneladas (74%) provinieron desde Paraguay. De las campañas 2018/19 a la 2020/21, más del 92% de las importaciones de soja de Argentina vinieron de ese destino.

«El año pasado esa participación cayó al 57,6% por la fuerte sequía que vivió Paraguay, que pasó de 9,6 a 4,2 millones de toneladas lo que limitó la exportación hacia Argentina, sólo parcialmente compensada por soja de Uruguay, Bolivia y Brasil», indicó Guido D’Angelo, analista de Mercados de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Este año, con la producción paraguaya de soja 2022/23 volviendo a rondar las 9,5 millones de toneladas, se espera que el país vecino recupere participación en el mercado argentino de soja para la molienda. «Si tomamos los últimos tres años (excluyendo la sequía 2021/22), Paraguay exportó alrededor del 42% de su producción a la Argentina, cerca de 4 millones de toneladas», agregó.

Y el jugador que se suma con fuerza este año es Brasil, afirmo el analista, que no era un habitual proveedor de soja para la industrialización argentina, pero que viene con cosecha récord -150 millones de toneladas – y precios FOB a la baja, lo que también permite su importación con fuerza hacia nuestro país.

«A diferencia de Paraguay, que exporta la soja hacia Argentina con barcazas que se dirigen hacia el sur por el Paraná, la mayoría de las exportaciones brasileras las venimos registrando en buques oceánicos»,

«Las importaciones desde Brasil se dan en un gran número en buque, pero este año el buque es cerca de un 40% y el 60% restante corresponde a barcaza. Es una proporción mucho más grande que Paraguay, que prácticamente todo se da por barcaza», precisó.

En volúmenes se espera que sea un año histórico de importaciones de soja brasilera. En mayo ya lleva descargas de 130.000 toneladas, con proyecciones de descargar 230.000 toneladas en los próximos 20 días. «El año 2018 fue récord de importación de soja brasilera, y se importaron menos de 650.000 toneladas de soja en todo el año. En estos primeros dos meses de la campaña 2022/23 ya habríamos roto el récord», señaló.

Además, también la industria argentina negoció unas 80.000 toneladas de la oleaginosa desde Bolivia.

La misma institución prevé que se importarán en el año unas 10 millones de toneladas en total contra las 3 a 4 millones de toneladas que se suelen importar por un tema de calidad.

«La Importación temporal sería la mitad de la cosecha disponible. Es algo inédito», señaló Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA).

Ante este panorama, desde la industria sojera -el clúster que más dólares genera- proyectan que el volumen de soja procesada estimado para este año será el menor en 18 años.

De acuerdo con las proyecciones de Ciara, el volumen anual de procesamiento de soja para 2023 se ubicará en 27 millones de toneladas. Esto representa una disminución de 11,459 millones toneladas o un 30% respecto de 2022 cuando alcanzó los 38,459 millones.

Asimismo, implica una baja de 18 millones toneladas, el 40% en comparación con 2016, el año en el que se llegó a una molienda récord de 45 millones de toneladas. Por lo que la capacidad ociosa de las fábricas llegan al 65% y en el segundo semestre se proyectan cierres de las plantas.

La caída en el ingreso de divisas calculado por Ciara para este año es US$ 18.777 millones, considerando la menor producción y saldos exportables. Entre enero y abril de 2023, el complejo sojero ingresó divisas por US$ 5.237 millones, esto es US$ 5.861 millones menos que en igual periodo de 2022.

Fuente Clarín

Qué opinas?

Artículos relacionados
ActualidadJudiciales

Condenaron a 17 años de cárcel al autor del crimen de Natalia Maldonado en Baigorria

ActualidadRegión

Roldán: Continúan las obras de pavimento en el barrio del Plan Federal de Viviendas

ActualidadPolíticaProvincia

Transición de cambio de gobierno provincial: Olivares calificó de colaborativa la reunión con Agosto

ActualidadRegión

Puerto disfrutó de la obra teatral "El Combate de San Lorenzo, el camino de la Emancipación se puso en Marcha"