JudicialesPortada

¿Para qué sirve un Plan de Parentalidad?

Escribe Carlos Alfredo Rinaldi (Abogado)

carlosrinaldiabogado@gmail.com

El cese de la convivencia de los progenitores, muchas veces, es fuente conflicto para el normal ejercicio de los deberes y derechos que comprenden la responsabilidad parental sobre los hijos.

El cuidado personal de los hijos requiere de una nueva organización que se adapte a la dinámica familia posterior a la ruptura de la convivencia, y muchas veces presenta desórdenes, marchas y contramarchas, que generan tensiones y malos entendidos.

Reforzar la noción del régimen de cuidado personal compartido e indistinto, regla de oro del nuestro Código Civil y Comercial de la Nación (CCyCN, en adelante), muchas veces no alcanza, o no responde adecuadamente a los requerimientos del nuevo esquema familiar, con progenitores que viven en casas separadas e hijos que necesitan de una comunicación adecuada con éstos, cotidianamente.

Frente a ese escenario, tan habitual en las realidades de muchas familias, nuestra legislación ha ideado un dispositivo que pretende articular la convivencia, garantizar una adecuada distribución de las cargas y afianzar la participación activa de todos los integrantes del grupo familiar. El “Plan de Parentalidad”, una alternativa para evitar el conflicto (cfr. art. 655 y ss. y cc. del CCyCN).

Este “Plan”, procura contemplar todas las variables de cuidado, comunicación y contacto entre los progenitores y sus hijos, auspiciando el respeto de sus individualidades, actividades y eventos significativos. Supone un desafío colaborativo, y técnicamente, es mucho más que el desarraigado “Régimen de Visitas” que otrora consagró nuestra normativa en esta materia.

El “Plan de Parentalidad”, es una construcción colectiva y contempla los siguientes alcances, en términos generales: Puede determinar lugar y tiempo en que el hijo permanece con cada progenitor, y las responsabilidades que cada uno asume en ese sentido (cfr. art. 655, aparatado a), del CCyCN).

Podrá contemplar que sucede durante  las vacaciones, en los días festivos y en ocasión de otras fechas significativas para la familia. Establecerá las pautas de relación y comunicación cuando el hijo reside con el otro progenitor (cfr. art. 655, c y d, CCyCN).

El “Plan” propuesto puede ser modificado por los progenitores en función de las necesidades del grupo familiar, y de los hijos en las diferentes etapas. Por ello, se debe garantizar la participación de éstos en su elaboración y modificación. Premisa que a la luz de la “Convención sobre los Derechos del Niño” y las leyes específicas de Infancia y Adolescencia (vgr. Ley Nacional 26.061 y Ley Provincial 12.967), e incluso las directivas del propio Código Civil y Comercial (vide, art. 26 y ss. y cc.), no debe ser soslayada.

A falta de “Plan” homologado judicialmente, será el Juez quien lo determine (cfr. art. 656, CCyCN). Deberá tener en miras en su decisión la conducta concretas del progenitor que puedan beneficiar o lesionar el bienestar de los hijos, no siendo admisibles discriminaciones fundadas en el sexo u orientación sexual, la religión, las preferencias políticas o ideológicas o cualquier otra condición. Será la regla general, como dijimos al comienzo, pregonar un régimen de cuidado compartido e indistinto, salvo que fuere menester otorgar el cuidado personal de los hijos, a uno solo de los progenitores.

 

Qué opinas?

Artículos relacionados
ActualidadJudicialesPaís

Asesinato de Fernando Báez Sosa: condenaron a cinco de los acusados a perpetua y a los otros tres a 15 años de prisión

CiudadPortada

La Municipalidad de San Lorenzo sigue inscribiendo al Boleto Educativo Gratuito

ActualidadJudicialesPaís

Hoy se conocerá la sentencia para los ocho rugbiers

ActualidadCiudadPortada

Ante una multitud, San Lorenzo conmemoró el único combate de San Martín en suelo patrio