ActualidadRegión

Murió quemado en la Colonia de Oliveros y su familia quiere que se investigue el hecho

Otro hecho confuso ocurrió en el Hospital Neuropsiquiátrico de Oliveros cuando Gabriel un joven de 29 años murió tras prenderse fuego en circunstancias no aclaradas.

Gabriel Pérez tenía 29 años, sufría de esquizofrenia y epilepsia. Se internó de forma voluntaria en la Colonia Psiquiátrica de Oliveros y a las pocas semanas, murió tras ser prendido fuego en circunstancias que no están claras. La familia denunció el hecho y pide justicia.


En una nota publicada por el portal Infomás, Tamara, su hermana, dio detalles de lo que la familia pudo conocer sobre los hechos. Todo sucedió el pasado miércoles 9 de marzo, un día después de que su hermano cumpliera dos semanas de estar internado en el área de tránsito.
“Cerca de las 13.30 la llamaron a mi mamá para avisarle que Gabriel había tenido un accidente y lo estaban trasladando al Hospital Eva Perón de Baigorria, que había sufrido quemaduras”, contó. Ante esto, la mujer se dirigió al efector de salud donde dio cuenta que tenía quemaduras de tercer grado, muy profundas en la parte derecha del cuerpo, las manos, el brazo, la ingle y parte de la pierna y el torso.

De acuerdo pudo saber la familia por una profesional de la Colonia, el joven había tenido una discusión verbal con otro interno y sufrió un ataque de esquizofrenia. “Para poder controlarlo lo llevaron a una habitación y lo ataron de pies y manos. Lo estaba cuidando una enfermera que se retiró por un m omento y al regresar, no sabemos cuanto tiempo pasó, lo ve a mi hermano prendido fuego. Intentó apagarlo con lasmanos pero no pudo, después le tiraron con una jarra de agua y fueron a buscar un matafuegos. No sabemos si en la habitación o a las tres cuadras y a todo esto mi hermano en llamas. Esa es la versión que le contaron a mi mamá”, dijo su hermana.


Gabriel fue trasladado de urgencia al hospital de Baigorria y esa misma noche, fue hospitalizado en el área del quemado del Hospital de Emergencia Clemente Álvarez. Días después, falleció a la 1.05 de la madrugada del lunes mientras se encontraba en cuidados intensivos.

“Fuimos a la Colonia a buscar la documentación y nos dejaron paradas en la puerta más de una hora. No nos dieron las pertenencias de mi hermano, nos dijeron que no había nada de él cuando mi mamá y yo le hemos llevado cosas. Nadie se comunicó.


En medio de las dudas, tampoco se conoce fehacientemente cómo ocurrieron los hechos que derivaron en el incendio del hombre. “A mi mamá le dijeron que le quisieron quemar las tiras de las manos para soltarlo, nos dan a entender que fue un interno, porque si fuera un profesional lo hubieran desatado. También dicen que el fuego empezó en las manos, pero cómo pueden saberlo si cuando lo vieron ya estaba prendido fuego, es muy difícil saberlo.

En segundo lugar cómo es que un interno con problemas psiquiátricos tiene acceso a un elemento que puede provocar un incendio… hay poca responsabilidad y negligencia en el lugar”, manifestó.


Por lo ocurrido, se radicó la denuncia en el Centro Territorial de denuncias de Granadero Baigorria e intervino la fiscal Melisa Serena. Sin embargo, la joven expresó que nadie se comunicó con su familia para brindar información. “El lunes a mi hermano lo llevaron al Instituto Médico Legal de Rosario, supuestamente el martes nos iban a entregar el cuerpo, cuando llego me encuentro que la persona de admisión me informó que la fiscal ordenó una autopsia para el día jueves 17 a las 9.30 de la mañana, así que hasta ahora no pudimos verlo”.

Tras la muerte de Gabriel, la familia se encuentra en la lucha por saber con certeza qué fue lo que ocurrió y que los responsables se hagan cargo de la gravedad del caso.
“Nosotros preguntamos si el lugar tiene cámaras de seguridad pero no nos quisieron responder. Tenemos un abogado que ya tomó parte en esto. Nosotros queremos justicia, que se esclarezca lo que pasó. Estamos seguros que atentaron contra la vida de mi hermano porque él en ese momento estaba indefenso con una crisis de esquizofrenia, pero en una situación de vulnerabilidad estando atados de pies y manos y estando solo. Otra persona tuvo acceso a él y lo prendieron fuego, a causa de eso murió”, sostuvo Tamara.


Por último aclaró: “Nosotros no tenemos la intención que cierren el lugar ni que echen a nadie, pero queremos que esta situación se esclarezca y para que no le vuelva a pasar a otra familia. Queremos justicia y que nadie pierda a su familiar en una situación dudosa. No nos importa ningún beneficio económico, que las personas que fueron responsables de la muerte de mi hermano den la cara y se hagan responsable”.

Fuente: Infomás

Qué opinas?

Artículos relacionados
ActualidadPoliciales

Intentaron robarle el auto a una mujer y le dispararon en las piernas

ActualidadCiudadPortada

El comercio de San Lorenzo espera con gran expectativa el fin de semana del Festival Folclórico

ActualidadRegión

Detuvieron a los padres de un bebé de 21 días que muri´p golpeado y abusado

ActualidadRegión

Con shows musicales y comparsas, llega el carnaval a Fuentes