ActualidadPaís

El Gobierno restringe el gas a las industrias para abastecer sin cortes a los hogares 

El invierno se adelantó, al menos con temperaturas más bajas de lo habitual para mayo. Pero sin dudas los más golpeados por la repentina ola polar son los sectores socioeconómicamente más vulnerables, con un contexto habitacional deficiente a lo que se suma la falta de acceso a los servicios públicos básicos. Lo cierto es que, por delante, se esperan varios días con intensos registros invernales, y el Gobierno puso en marcha un plan alternativo para evitar que la crisis energética impacte en los hogares argentinos.

Principalmente se busca garantizar un panorama aún más complejo con falta de provisión de gas y electricidad, precisamente en los meses del año cuando la demanda sube por las bajas temperaturas, igual que se incrementan los costos y la oferta escasea. Los cálculos de los analistas indican que la demanda actual está en torno a los 80 millones de m3 diarios, cuando el consumo habitual para estos meses del año, se ubica en torno a 60 millones. 

En este contexto, el interventor del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), Carlos Casares, declaró la pre-emergencia del sector, con instrucción de las medidas a implementarse y los cortes del servicio, ante el riesgo de desabastecimiento por las bajas temperaturas. 

“La prestadora de Distribución deberá informar bajo declaración jurada ante esta Autoridad el volumen correspondiente a la demanda prioritaria insatisfecha por zona de entrega. Sobre la citada apertura, las Licenciatarias de Transporte deberán identificar, cuantificar y proceder al corte de los servicios interrumpibles que fuera estrictamente necesario de acuerdo a sus evaluaciones técnicas y operativas, atendiendo el criterio de eficacia”, establece la carta dirigida a las distribuidoras del sector, que califica la situación actual como de “pre emergencia”.

De modo que, la semana pasada comenzaron a aplicarse los cortes del suministro a las estaciones de servicio en más de cien localidades de distintos puntos del país. La situación se agravó este fin de semana con las bajas temperaturas y la creciente demanda.

Cronograma de pre emergencia 

En el contexto de crisis energética, el suministro del fluido será restringido para el caso de las industrias, obligándose a recortar el consumo hasta un mínimo operativo y “técnico”. Dentro del esquema que se adelanta a evitar un panorama peor el Gobierno Nacional emitió un comunicado confirmando la pre-emergencia y anunciando la necesidad de implementar “medidas para asegurar el suministro de gas a los usuarios prioritarios”.

El comunicado de la Secretaría de Energía precisó: “El Gobierno Nacional informa a la ciudadanía que se pusieron en marcha medidas necesarias para asegurar el suministro de gas a los usuarios prioritarios, en el marco de la presencia anticipada de bajas temperaturas, que han sido más bajas que las pronosticadas (y más propias del invierno)”, precisa el texto. 

En este sentido, el Gobierno “adoptó la aplicación temporal de la interrupción del suministro de algunas estaciones de GNC, previsto en los contratos firmados bajo esa modalidad. Para ello, el ENARGAS ha instruido a las licenciatarias distribuidoras y transportistas a seguir el protocolo que requiere cortar o restringir los suministros interrumpibles para mantener las presiones necesarias en el sistema”, agregó. Esta medida afecta a estaciones de servicio que expenden GNC, a las industrias y grandes comercios que ya ven cortes en el suministro. 

“Asimismo, se requerirá a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA), gran comprador de gas, que haga uso del transporte de gas en la modalidad interrumpible solo hasta el mínimo técnico necesario para sostener el sistema eléctrico, utilizando combustibles alternativos para sostener la demanda eléctrica”, señala el comunicado. 

Factores para el “cuello de botella”

En un marco de incremento de la demanda la situación se tornó compleja. Ajustándose al cronograma alternativo de pre emergencia, se inició el monitoreo permanente del sistema energético con corte del suministro para el caso de algunas industrias y estaciones de GNC, por tratarse de usuarios con contrato interrumpible. A la vez que en diversos puntos también se comenzó la interrupción a las industrias con modalidad de contrato “firme con ventana”, que habilita el corte por un tiempo acordado y con aviso previo. Si bien esta es una ligera ventaja sobre los contratos “interrumpibles” el impacto sobre la producción es muy alto.

El comunicado detalla los diversos factores que hacen al contexto de escasez en el suministro: “Las medidas implementadas se realizan en el marco de la vulnerabilidad del sistema gasífero derivado de su infraestructura insuficiente desde hace décadas por falta de inversión (lo que genera cuellos de botella en el fluido del gas), según en el Decreto 55/23 de emergencia energética; también la reducción del suministro desde Bolivia, en base a acuerdos de la gestión anterior, a lo que se suma un consumo excepcionalmente alto de la demanda prioritaria (usuarios residenciales) de gas natural (de 45 MM3/día a 70 MM3/día)”.

Esperando la llegada de los barcos 

Por el momento, el barco regasificador está realizando en Escobar, el proceso para convertir 22 millones de m3/d que se descargaron tras la compra y amarre del tercer buque de gas natural licuado (GNL). No obstante, la oferta en el mercado local no tiene el suficiente refuerzo, ya que aún se espera el ingreso de un cuarto cargamento para este lunes. Se trata de parte de los 12 cargamentos de combustibles líquidos (fueloil y gasoil) que Cammesa licitó para la compra en los últimos días para afrontar los picos de consumo.

Esta compra se estima demandará cerca de USD 500 millones más de lo que estaba presupuestado para importación de energía. Por otra parte, se aguarda el ingreso de otros 20 buques licitados por la estatal Enarsa, con una carga por 1 millón de m3. de gas. La llegada está programada entre junio y fines de agosto.

Obras paralizadas

Además, la paralización de las obras en las plantas del gasoducto Néstor Kirchner, se presenta como un factor crucial. Esta situación opera como un condicionante que limita el funcionamiento al 50% de su capacidad. 

Si bien el país tiene excedentes en la producción de gas generada por Vaca Muerta, la desinversión impactó en el sistema de transporte. En ese sentido, desde el sector señalan que de haberse concluido en tiempo las plantas compresoras ubicadas en Tratayen, Salliqueló y Mercedes, el ducto tendrá el doble de capacidad de transporte y hoy inyectaría cerca de 22 millones de m3 diarios. Cabe recordar que actualmente inyecta solo 11 millones de metros cúbicos de gas por día (m3/d), y se estima que con la finalización de las tareas, puedan inyectarse al sistema otros 5 millones de m3 adicionales. 

(Con información de Perfil)

Qué opinas?

Artículos relacionados
ActualidadCiudad

Piden colaboración para encontrar un joven de San Lorenzo

ActualidadRegión

Puerto: Continúa la puesta en valor de los Caminos de la Producción en la zona industrial de acceso a los puertos

ActualidadPolicialesPortada

Quisieron robar en la vía pública y fueron detenidos con droga

ActualidadPolíticaProvincia

Pullaro valoró de manera positiva la sanción de la Ley de Bases