ActualidadPaís

El dengue persiste: el mosquito Aedes Aegypti sobrevive al invierno

En un contexto de aumento de casos de dengue en Argentina, con cifras que superan los 180 mil casos y 120 muertes, el infectólogo Rogelio Pizzi ha advertido sobre la insuficiencia de la vacunación como única medida preventiva. Recomienda encarecidamente el uso de repelentes, mosquiteros y la eliminación de recipientes que acumulen agua durante todo el año. Pizzi ha criticado la falta de políticas sanitarias y ha señalado que, incluso con la llegada del invierno, el Aedes aegypti sigue representando un peligro debido a su adaptabilidad.

El decano de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Córdoba, destacó la importancia de la vacunación para aquellos que puedan acceder a ella, aunque subrayó que esta debe considerarse como un complemento de otras medidas de salud pública.

Pizzi desestimó la idea de que el invierno pueda resolver la situación, explicando que el Aedes aegypti se adapta a condiciones cada vez más cálidas. «Estamos enfrentando un récord de casos: más de 180 mil. A pesar de conocer esta enfermedad durante muchos años, y más allá del cambio climático, la falta de previsión y políticas sanitarias para combatir este vector que se ha adaptado sigue siendo evidente«, enfatizó.

Respecto a la efectividad de una campaña de vacunación masiva, el especialista señaló que: «la vacuna no está indicada para el brote actual, pero puede complementar otras medidas como la eliminación de criaderos de mosquitos, la aplicación de repelentes cada cuatro a seis horas, fumigaciones periódicas cada diez o quince días, y el uso de mosquiteros».

«La vacuna está recomendada para aquellos que ya han contraído el dengue y para reducir las hospitalizaciones, ya que ha demostrado ser segura y eficaz», añadió.

En cuanto al impacto del clima frío en la propagación del dengue, Pizzi explicó que el mosquito se adapta al cambio climático, lo que ha resultado en una circulación viral continua en regiones como el NEA durante todo el año. «Cada vez experimentamos inviernos más cortos y cálidos. Para que la actividad del vector cese, necesitaríamos temperaturas de al menos 15 grados bajo cero durante 10 a 15 días», concluyó.

Qué opinas?

Artículos relacionados
ActualidadEconomía

El Gobierno les ordenó a las prepagas que bajen el precio de sus cuotas y puso límites a las futuras subas

ActualidadCiudad

Edicto Municipalidad de San Lorenzo: Cementerio 2024

ActualidadGremiales

Amsafé participó del acto de la Intersindical en Rosario

ActualidadRegión

El intendente de Beltrán elevó el reclamo por los cortes de luz