Judiciales

Di Franco: «forcejeamos, en un momento veo que me suelta y cae al piso»

El comisario Sergio Di Franco imputado por homicidio agravado calificado por la muerte de Juan Cruz Vitali pidió hablar al Juez Tutau tras escuchar el planteo de la fiscalía que sostiene que el comisario disparó por la espalda al menos dos veces y le dio muerte al joven el pasado domingo en horas de la madrugada.

Sin su uniforme, custodiado por dos policías ( uno de ellos estuvo en el operativo del trágico día) y esposado, el policía que vive en Rosario con más de 25 años en la fuerza quiso defenderse de las acusaciones.

En su relato de los hechos, el jefe de la Agrupación Cuerpos de la URXVII, señaló que el día domingo en horas de la madrugada se realizó un operativo de alcoholemia por Avenida San Lorenzo, con personal policial de la URXVII y con inspectores de tránsito de la municipalidad de Capitán Bermúdez, con vehículos oficiales. Di Franco se encontraba con el subjefe de dicha agrupación, Germán Vega y con el jefe de Orden Público Ariel Devico controlando la salida de las confiterías bailables cerca de las 6.00 hs.

«Sobre calle San Lorenzo venía circulando un auto de color negro con todo el frente colisionado  que venía por la mitad de la calle levantado los conos del control  vehicular y observado que los inspectores municipales y el personal policial se tiraban hacia los costados. Comenzamos una persecución unas cuantas cuadras cuando llegamos a calle 2 de abril  detengo la marcha del vehículo, este nos colisiona con intenciones de volver a salir, en ese momento se baja el oficial Devico, y el oficial, Vega saco mi pistola reglamentaria, la monto e intento bajarme pero el vehículo vuelve a salir, ahí es cuando escucho disparos de armas de fuego», expresó Di Franco quien agregó que esos disparos fueron realizados porque los oficiales le habían pedido a Vitali que bajara del vehículo y este tiró el auto hacia atrás  y volvió a salir; es por eso que Devico se corre a un costado y le dispara para detener el vehículo.

Mientras continúa la persecución por varias cuadras, a una velocidad alta, a más de 110, 120 km, el auto ingresa a un porche de una vivienda. Di Franco relata que al oficial Vega, Vitali le aplica un golpe de puño que lo hace caer al piso y que también se le escapa el arma.

«El chico sale corriendo y yo lo corro y cuando llega a una galería que no tiene puerta, lo agarro del hombro y lo saco para afuera, se da vuelta y me toma del brazo y para que no me tomara del brazo y  no me inhabilitara el arma atiné a abrazarlo, forcejeamos, en un momento veo que me suelta y cae al piso, cuando cae al piso lo veo y parpadeaba y empieza a salir sangre de la cabeza», contó el policía quien luego agregó que en ese momento salió gente de la casa,  una pareja que les preguntó que estaban haciendo allí  y  que le respondieron que un muchacho había entrado a la casa y que se quedaran tranquilos. Además sostuvo que como la ambulancia no llegaba les dijo al personal policial que lo cargaran y lo llevaran en el móvil  al hospital Eva Perón de Granadero Baigorria.

Di Franco dijo que había una chica en ese momento que era la novia de Vitali, quien estaba presente en la sala de audiencias visiblemente angustiada y su padre Julio le gritó al policía ¡acá está!, pero Di Franco siguió el relato diciendo que Devico la retiene en el auto.

Siguiendo con el relato del Jefe de Cuerpos, el abogado del policía Paul Krupnik, quien tomó trascendencia local tras defender a otro policía, el suboficial Gabriel Godoy quien estaba imputado en la causa Paula Perassi, y ahora absuelto, hizo hincapié en los hechos anteriores a la persecución, destacando que Vitali realizó una conducción peligrosa que puso en riesgo la vida de varios inspectores de tránsito y uniformados, agregando que existen más de treinta testimonios de quienes intervinieron en el operativo de alcoholemia y que refuerzan estos hechos.

El abogado expresó que el Volkswagen Fox que conducía Vitali además de chocar contra unos conos, también colisionó contra una Renault Sandero propiedad de un empleado policial de apellido Ávila e intenta atropellar al personal policial y de tránsito.

Sobre la persecución Krupnik añade que el Fox choca el patrullero y que es por eso que recibe tres detonaciones que están ubicadas en la parte trasera del vehículo agrupadas en la zona de las gomas por que intentaban detener el vehículo.

«Tras golpear a un policía es donde en forma accidental se le escapa un disparo de arma de fuego a Di Franco que ingresa por la nuca y sale por el centro del  cráneo es decir que demuestra  por la trayectoria ascendente de la bala se ajusta a los hechos, no hay otra posibilidad de que esa trayectoria no haya sido otra que la de un forcejeo», sostuvo el letrado quien añadió que: » la propia víctima se ha colocado en una situación de riesgo, pero en esta situación ha optado voluntariamente.

¿Cuál es la actitud que debería haber tomado DiFranco, no bajarse con el arma. no lo ameritaba esta situación? preguntó el abogado.

 

 

 

 

 

 

 

Qué opinas?

Artículos relacionados
ActualidadCiudadJudicialesPortada

Comienza el juicio contra el hombre que habría abusado sexualmente de su hija entre sus 6 y 8 años

ActualidadJudicialesPaís

Asesinato de Fernando Báez Sosa: condenaron a cinco de los acusados a perpetua y a los otros tres a 15 años de prisión

ActualidadJudicialesPaís

Hoy se conocerá la sentencia para los ocho rugbiers

ActualidadJudiciales

Magdalena Espósito Valenti, madre del niño, y su pareja, Abigail Páez, son culpables del crimen de Lucio Dupuy