ActualidadPolicialesPortada

Detuvieron en Rosario a dos presuntos autores de amenazas a Maximiliano Pullaro

Se trata de dos personas de 24 y 20 años que eran investigadas por extorsión. La PDI comprobó que la coincidencia de la escritura con notas dejadas contra el gobernador Maximiliano Pullaro.

La Brigada de Balaceras y Extorsiones de la Policía de Investigaciones, dependiente del Ministerio de Justicia y Seguridad, realizó este miércoles los allanamientos en los que detuvo a dos personas en el marco de una causa por amenazas extorsivas si la víctima no entregaba una importante suma de dinero. Los procedimientos se efectuaron en las calles Savio al 2700 y Pasaje 808 al 4600, ambos en la zona sudoeste de la ciudad de Rosario.


Durante los procedimientos, los agentes aprehendieron a los posibles autores del hecho: Alejo R, de 24 años, y a Vladimir C, de 20, a quienes les secuestraron una pistola de aire comprimido, chips de líneas telefónicas, cuatro teléfonos celulares, un cartucho calibre 22 y un trozo de cartón que contiene la inscripción manuscrita del mismo número utilizado para la amenaza extorsiva.


Fue en el marco de una investigación de la PDI por un caso de extorsión, que condujo a los allanamientos y detenciones en los que, según las pericias de escopometría realizadas, se comprobó que la nota amenazante dejada en un caso coincide con la misma escritura de las notas contra el gobernador Maximiliano Pullaro.


Las pesquisas venían recabando información al respecto sobre una serie de delitos y una línea investigativa. El caso se terminó de encaminar cuando los análisis sobre varias de las notas señalaron que se correspondían entre sí.

Qué opinas?

Artículos relacionados
ActualidadPoliciales

Incendio destruye habitación en una vivienda de Puerto San Martín

ActualidadPortadaProvincia

Pullaro y Puccini en el Ministerio de Economía de Nación, con agenda productiva

ActualidadPoliciales

La detuvieron por ingresar a un domicilio y tenía pedido de captura

ActualidadPoliciales

Detuvieron a un hombre con un microondas presuntamente robado